Central de Turnos
Lu a Vi 7 a 21 - Sa 8 a 12

4716-3210

Dr Leandro Garbate: Opciones terapéuticas para apneas del sueño Nota realizada por el el diario La Prensa

 foto para web

La garganta está rodeada por músculos y estos músculos son menos activos durante el sueño, lo que ocasiona estrechamiento de la vía aérea. En la mayoría de las personas este estrechamiento no afecta la respiración, pero en otras, causa ronquidos. Si se produce un bloqueo completo del flujo aéreo se da la apnea del sueño. Si se producen bloqueos parciales se da lo que se llaman 'hipopneas'.

La insuficiente respiración debido a la apnea e hipopnea produce caída en el nivel de oxígeno en sangre y aumento del dióxido de carbono.
El bloqueo de la vía aérea hace que la persona se despierte del sueño en forma inconsciente y active la musculatura respiratoria respirando con esfuerzo. Una vez que se logra abrir la vía aérea, respira profundamente hasta normalizar la respiración. Todo esto se acompaña muchas veces de despertares que son inconscientes lo cual fragmenta el sueño y el normal descanso.


Causas:


Entre las causas de las apneas del sueño, la obesidad es un factor importante ya que el material adiposo tiende a infiltrase entre los músculos de la garganta, generando debilidad de los mismos. Esto favorece el colapso de la vía aérea al respirar durante el sueño.


También puede ser causado por alteraciones en el desarrollo facial, es decir características genéticamente determinadas como el desarrollo de un maxilar inferior más pequeño que el superior, amígdalas grandes, o lengua grande en relación al tamaño de la boca.


Los principales síntomas son ronquidos, fatiga y somnolencia diurna. Sin embargo, algunas personas no tienen síntomas. A veces los pacientes no se dan cuenta, ya sea porque no tienen compañero de cama que atestigüe el problema o bien porque la fatiga o la somnolencia durante el día se la atribuyen a otras causas como el trabajo diario o la edad.


Otros síntomas pueden ser movimientos periódicos de piernas, despertarse con dolor de cabeza o boca seca, levantarse frecuentemente a orinar, y levantarse con la sensación de sueño no reparador.


En cuanto a los más propensos a sufrir apneas, cabe destacar que la edad debilita la musculatura de la garganta, lo cual favorece este trastorno. También el sexo masculino tiene mayor probabilidad de padecerlo en tanto que la ingesta de alcohol, medicaciones sedantes o anomalías estructurales en la vía pueden ser otros desencadenantes.