Central de Turnos
Lu a Vi 7 a 21 - Sa 8 a 12

4716-3210

Qué esperar de la primera visita al oncólogo

OncologoAl ser la oncología una subespecialidad de la clínica Médica, los pacientes suelen venir derivados por Médicos especialistas que tratan los sitios de origen del tumor y son los primeros en abordar el diagnóstico. Así, un tumor de próstata viene derivado por un urólogo o un tumor de ovarios por un ginecólogo.
En la primera consulta, el oncólogo trata de escuchar al paciente, dejarlo explayarse acerca de lo que sabe de su enfermedad, qué piensa, qué lo preocupa, qué es lo que quiere saber y luego ver cómo reacciona ante las respuestas que se le dan ante sus dudas, cómo procesa esta información y a qué conclusiones llega. Es fundamental que el paciente entienda lo trasmitido, por eso no es infrecuente que este proceso requiera
más de una consulta.
Los médicos trabajamos en equipos multidisciplinarios para abordar un tratamiento integral. Estos grupos varían en especialistas según la localización anatómica del tumor
y las opciones terapéuticas, pero en líneas generales se componen de un especialista quirúrgico (cirujano, urólogo, ginecólogo, neurocirujano), un radioterapeuta y un oncólogo clínico. Además, siempre se cuenta con el apoyo de otras especialidades como diagnóstico por imágenes, cuidados paliativos, clínica médica y cardiología, entre otras.

PACIENTES UNICOS 


Así, tomamos decisiones consensuadas basadas en conocimiento científico, experiencia y sentido común aplicado a cada paciente concreto en sus circunstancias particulares,
acordes al medio y a los recursos donde se desarrolle la práctica porque cada persona es única y cada tratamiento es personalizado.
En cuanto a los pacientes, es difícil estandarizar su comportamiento debido a que todas las personas somos diferentes, pero a grandes rasgos se pueden dividir en dos grandes grupos. En primer lugar están los pacientes con una actitud proactiva, demandantes de respuestas, que buscan información que encuentran en internet, revistas, o de segundas opiniones y hasta vienen con preguntas anotadas. En segundo lugar está aquel grupo que tiene una actitud más pasiva, asiente a todas las indicaciones sin cuestionamiento alguno; no pregunta, no demanda y es aquí donde es importante el equilibrio del médico para brindar a todos el mismo trato correcto, completo y justo. Además, cada comportamiento depende mucho del estadio del tumor, el pronóstico y el desarrollo de síntomas que la enfermedad produce, pero en general, y en ambos grupos, encontramos en ellos incertidumbre ante la evolución de la enfermedad y luego de iniciarlo, miedo
ante las consecuencias negativas de la quimioterapia.
La mayoría de los pacientes concurren acompañados y siempre es recomendable que así sea (cuatro oídos escuchan mejor que dos), sobre todo porque hay mucha información que brindar y es fundamental que el paciente pueda comprenderla. Muchas veces se encuentra afectado emocionalmente y aquí el acompañante puede ser un nexo que facilite la comprensión.

FIJAR OBJETIVOS 


En la mayoría de los casos, los médicos sugerimos establecer objetivos a corto, mediano y largo plazo, ir paso a paso tratando de cumplirlos, prever adversidades o efectos no deseables y estar preparados para sobreponerse en caso de que ocurran. En fin, saber lo que hay que hacer y por qué, actuando en consecuencia. En este sentido, cuando se programa la quimioterapia se define su objetivo (adyuvante, definitiva, paliativa), el número de ciclos antes de la reevaluación (en general, tres) y los fármacos o combinaciones de fármacos que lo componen (esquemas estandarizados internacionalmente). Se administran de forma endovenosa, oral o combinadas y se aplican cada 21 días aproximadamente. 
Los controles son programados antes de cada aplicación y constan de un examen clínico al paciente y un análisis de sangre. Después de aplicado el tratamiento
pueden haber controles no programados, según la demanda del paciente ante la aparición de alguna toxicidad.
Llegado el momento de la reevaluación se solicitan los mismos estudios utilizados durante la estadificación y se comparan para saber si hubo respuesta, si ésta es total o parcial, si la enfermedad está estable o si por el contrario hubo una progresión. La intención y el deseo del oncólogo con el equipo multidisciplinario es siempre tratar de curar al paciente y evitar secuelas, pero lamentablemente si esto no es posible, se intenta que el paciente viva más y mejor

● González César Andrés. Especialista en Oncología Clínica del Sanatorio Modelo de Caseros. (M.N. 139.602).


PAP Y COLPOSCOPIAS GRATUITOS


El Sindicato de Amas de Casa (SACRA) lanzó una campaña solidaria de prevención del cáncer de cuello de útero, para que mujeres argentinas sin cobertura
médica, puedan efectuarse los estudios preventivos (colposcopia y papanicolau) de forma gratuita. Bajo el lema ‘Mujeres Sanas, Familias Fuertes’, la entidad
destaca que el virus de papiloma humano (HPV, por sus siglas en inglés) es uno de los principales factores de riesgo del cáncer uterino, pero diagnosticado y tratado a tiempo, se cura. Las interesadas en realizarse el papanicolau y la colposcopía deben contactarse con SACRA a través de: Whatsapp 113415-8901, el sitio web www.sacra.org.ar o personalmente en Solís 760.